Cómo saber si una obra necesita proyecto

¿Cómo saber si una obra necesita proyecto?

Si estás planificando una obra de reforma, rehabilitación o construcción es importante que tengas en cuenta esta información sobre cómo saber si una obra necesita proyecto. Como arquitectos te explicamos un poco más sobre este tema y qué se debe tomar en cuenta para seguir las normativas.

¿Qué son proyectos de obra?

La Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación define el proyecto como:

«(…) conjunto de documentos mediante los cuales se definen y determinan las exigencias técnicas de las obras contempladas en el artículo 2. El proyecto habrá de justificar técnicamente las soluciones propuestas de acuerdo con las especificaciones requeridas por la normativa técnica aplicable.».

Los proyectos de construcción son una parte importante de cualquier proceso de edificación. Son el primer paso en la creación de un nuevo edificio, también para una reforma y pueden ser muy complicados, por eso solo deben escribirlos expertos.

Un proyecto de construcción es un tipo específico de proyecto cuyo objetivo es crear o modificar una estructura, edificio o instalación. Los proyectos de construcción pueden incluir viviendas, edificios comerciales e industriales, autopistas, puentes y túneles, presas y embalses, centrales eléctricas, instalaciones de tratamiento de aguas y otros. Suelen ser diseñados por arquitectos e ingenieros con experiencia en este tipo de trabajos.

Una obra de construcción es donde tiene lugar un proyecto de construcción. Esta puede ser temporal o permanente, dependiendo del tiempo que tarde el proyecto en completarse.

Post:  Razones para contratar un arquitecto para una reforma

Los proyectos técnicos o de obra son necesarios para que el ayuntamiento te entregue la licencia de obra. Asimismo, servirán para tener presupuestos para la reforma, rehabilitación o construcción.

¿Cuándo es necesario un proyecto de obra?

Para saber cuándo es necesario un proyecto de obras debemos ir a la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación en su artículo 2, apartado 2, el cual indica los ámbitos de aplicación de esta y qué requerirá un proyecto, entre ello:

«a) Obras de edificación de nueva construcción, excepto aquellas construcciones de escasa entidad constructiva y sencillez técnica que no tengan, de forma eventual o permanente, carácter residencial ni público y se desarrollen en una sola planta.

b) Todas las intervenciones sobre los edificios existentes, siempre y cuando alteren su configuración arquitectónica, entendiendo por tales las que tengan carácter de intervención total o las parciales que produzcan una variación esencial de la composición general exterior, la volumetría, o el conjunto del sistema estructural, o tengan por objeto cambiar los usos característicos del edificio.

c) Obras que tengan el carácter de intervención total en edificaciones catalogadas o que dispongan de algún tipo de protección de carácter ambiental o histórico-artístico, regulada a través de norma legal o documento urbanístico y aquellas otras de carácter parcial que afecten a los elementos o partes objeto de protección.»

Las conocidas como obras menores son aquellas obras que no necesitan proyecto. Aunque esto no implica que no debas comunicarlo al ayuntamiento de tu localidad, muchos proyectos de reformas pequeñas igual deben ser notificados y quizás debas consignar distintos documentos legales.
que obras no necesitan proyecto

¿Cómo saber si una obra necesita proyecto?

La mejor forma de saber si una obra necesita un proyecto es guiarse por la ley que mencionamos antes, en resumen son:

  • Construcciones nuevas, residenciales o públicas.
  • Reformas o rehabilitaciones que alteren la configuración arquitectónica de un edificio. Bien sea total o parcial si cambia el volumen (ampliación), estructura o uso de este. Si cambias pilares, vigas, techos. Esta es una de las razones para contratar un arquitecto para una reforma.
  • Rehabilitaciones de edificios con protección ambiental o histórico-artístico.
  • Si una rehabilitación de edificio implica un cambio de uso de la edificación, es decir, si un local comercial pasará a ser una residencia o viceversa.
  • Si vas a cerrar un patio.
Post:  ¿Qué es la accesibilidad de un edificio y cómo mejorarla?

Muchos tienen la duda de cuántos metros cuadrados se pueden construir sin proyecto y no se trata de la dimensión de la obra, sino de lo que se lleve a cabo.

Si no estás seguro de cómo saber si una obra necesita proyecto puedes consultar con nosotros, somos expertos en proyectos de rehabilitación, reformas y obra nueva.

¿Qué obras no requieren proyecto?

Si la obra que quiere hacer no cumple con los apartados mencionados en la LOE, entonces no requieren de un proyecto entre estas podemos mencionar las siguientes:

  • Edificaciones nuevas de escasa entidad, sencillas de una sola planta. Como podrían ser galpones, casas de perros, pérgolas, cobertizos, entre otros. Aunque deberás consultar con el ayuntamiento, puesto que es probable que debas notificar sobre esto.
  • Rehabilitaciones y reformas de edificios siempre que no produzcan cambios en el exterior, el volumen o la estructura. No deben implicar cambio de uso.
  • No requerirás un proyecto si la rehabilitación o reforma solo implica el reemplazo de lo deteriorado.  Puede ser pintar fachadas, cambiar ventanas, impermeabilización, entre otros.
  • Reformas sencillas en el interior de la vivienda. Si vas a cambiar los azulejos no necesitarás un proyecto, pero si vas a derribar tabiques sí, esto debe quedar bien claro.
  • Obras de mantenimiento o reparaciones dentro de la vivienda.

via GIPHY
Aunque es importante destacar que es muy probable que, aunque no debas entregar un proyecto de obra, sí sea necesario informar al ayuntamiento sobre lo que quieres hacer. Esto es lo que se conoce como obra menor.

Otro aspecto que debes considerar es que debes avisar al ayuntamiento o pedir el permiso de obra con suficiente tiempo de anticipación, porque puede ser que tarden pocos días o varias semanas en dártelo. Y sin esto no podrás empezar a hacer ningún tipo de trabajos.

Post:  ¿Cómo mejorar la eficiencia energética de un edificio?

Aparte considera que estas licencias se entregan con tiempo específico; por tanto, deberás iniciar los trabajos lo antes posible.

¿Quién redacta un proyecto de obra?

Un proyecto de obra debe ser realizado por un arquitecto, también pueden hacerlo arquitectos técnicos o ingenieros. Solo estos profesionales pueden firmarlos para que sea aceptado por el ayuntamiento donde vives.

Aparte, es importante recordar que para obtener la licencia de obra no solo necesitarás el proyecto, sino otra serie de documentos que solicita el ayuntamiento. Tales como estudio de seguridad, estudio de gestión de residuos, cédula de habitabilidad, pago de impuestos y tasas.

Ya tienes una mejor idea de cómo saber si una obra necesita un proyecto. Somos arquitectos expertos, puedes contactarnos y con gusto te ayudaremos a prepararlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba